FOTOGRAFÍA DE HISTORIAS

Más que fotografía de bodas, a mi me gusta llamarlo fotografía de “historias”.

Eso es en parte lo que significa para mi ser el fotógrafo de vuestra boda, la persona encargada a través de las fotografías de contar vuestra historia y guardar los recuerdos de un día tan importante.

Os invito a que os sentéis tranquilamente, y dediquéis unos minutos a leerme.

Antes de continuar quiero agradeceros el que hayáis llegado hasta aquí. Gracias por dedicar vuestro tiempo, y como soy una persona que valora el tiempo de las personas quiero evitar que tanto vosotros como yo lo perdamos.

Considero que los recuerdos de vuestro día tienen mucho más valor que una cifra, y yo no quiero vender un producto, lo que quiero es que entendáis que significa para mi ser el fotógrafo de vuestra boda, mi manera de trabajar y hasta que punto me voy a implicar.

Valoro a las parejas que cuidan cada detalle de su boda, que quieren hacerla personal y acorde a como ellos son, para que se sientan identificados, me han contactado a veces parejas, y cuando los escuchas hablar parece que estén haciendo la boda para otras personas o familiares más que para ellos, y la verdad me entristece, ya que creo que una boda es algo muy bonito, y muy especial, y que ha de hacerse como las parejas lo deseen.

Una fotografía puede estar cargada de emoción y transmitir mucho o estar vacía y no decir nada, esto en parte depende de como se sientan las personas, no delante de la cámara, sino con el fotógrafo, por eso para mi es tan importante que hablemos, nos conozcamos, y crear un vínculo que va a permitir poder imprimir toda la emoción y sentimientos en una fotografía, porque es la única manera de que vosotros podáis ser vosotros mismos.

Para que una boda sea especial, sea mágica y transmita tanto, hay que cuidar los detalles, hay que implicarse y de la misma manera que yo me voy a implicar en cuerpo y alma el día de vuestra boda, es fundamental que lo hagáis vosotros. Vosotros sois lo más importante ese día, sois las lágrimas, las risas, las alegrías, sois la magia, y nada de lo que yo haga ese día tendría importancia sin lo más importante: “vosotros”. Sois los protagonistas de la historia.

 

¿Qué valen para vosotros vuestros recuerdos?

Para mi, vuestros recuerdos valen mucho, si esto no fuera así no tendría sentido que me dedicase a esto.

Soy la persona responsable de escribir vuestra historia a través de imágenes, una historia, única, personal, una historia que se lleva a cabo en un día muy importante, pero un día irrepetible, donde todo lo que no hagamos ese día, no se podrá volver a hacer, por eso digo que es tan importante que yo me implique, como la parte vuestra en el que cuidéis cada detalle, y os impliquéis al máximo.

Y mi manera de contar esta historia es desde un segundo plano, sin interferir, sin interrupciones, sin forzar a hacer poses o cosas que os hagan sentir incómodo, porque lo más importante de todo es que este día lo disfrutéis al máximo, y que no haya una persona interrumpiendo a cada rato para haceros una foto.

Cada pareja recibe por mi parte un trato personalizado, porque cada pareja sois única y diferente. Planificaremos los detalles juntos, resolveremos dudas y en todo lo que pueda os aconsejare en la medida de lo posible, ya que al fin y al cabo a lo largo de los años ves situaciones, y otras parejas te cuentan sus propias experiencias y de todo esto se aprende y sirve para prevenir ciertas situaciones en un fúturo.

Como habéis podido notar hago mucho hincapié en el vínculo con las parejas, en conocernos, y en daros un trato personalizado. Por eso para mi es imprescindible para poder conocernos mejor, y crear un vínculo más fuerte hacer la PREBODA, la cual va incluida en el precio. Si habéis llegado hasta aquí, y confiáis en mi, creedme, la PREBODA sirve de mucho de cara a la Boda, y esto es algo que no digo yo, sino las parejas que ya la han hecho anteriormente y que al terminar siempre todas coinciden lo mismo: “Es algo que no nos esperábamos así, y que nos ha encantado”

Para mi la PREBODA es un día reservado a vosotros, la planearemos juntos, nos vemos cara a cara, podemos irnos a comer antes si lo preferís para ir rompiendo el hielo y charlar. Os ayudará a no tenerle miedo al sonido de la cámara y sobre todo, lo más importante, nos va a permitir conectar a nivel personal y humano.

Lo que vengo a contaros ahora no lo digo por mi, ni porque sepa más que nadie, sino basándome en la experiencia de las personas. Y mi intención no es otra más que ayudaros y facilitaros ciertas cosas que se dan a menudo en una boda.

En algunas ocasiones y siempre queriendo lo mejor, hacemos gastos excesivos en cosas no tan “necesarias”. Gastamos mucho dinero en cosas que si bien, son muy bonitas o lucen bastante, su uso va a ser fugaz en el tiempo en comparación con otros detalles. A veces gastamos más de 800€ en alquilar un coche de lujo, que vamos a usar poco más de 1 o 2 horas entre otras cosas. En una boda hay muchos gastos, y siempre queremos cuidar al detalle todo, para que que sea algo espectacular. Sin embargo luego queremos encontrar un fotógrafo a la altura de todo esto por unos precios irrisorios en comparación al resto de gastos que tenemos.

Y ahora os pregunto, cuando termine el día, cuando hayan pasado las semanas, los meses, incluso los años, ¿Qué es lo que nos queda de ese día? “LOS RECUERDOS”

Vuelvo a preguntaros entonces de nuevo: ¿Que valen vuestros recuerdos?

Esto como digo, ya no lo digo por mi, lo digo para vosotros, y tanto si soy yo la persona encargada de vuestros recuerdos, como si lo es otra persona, os quiero dar un consejo.

Si encontráis a un fotógrafo o videógrafo el cual su trabajo os gusta, realmente os llena y ha conseguido que os fijéis en su trabajo y os llegue, mi consejo es que no lo dejéis pasar o lo cambiéis solo por unos € de más. Da igual si es o no de vuestra ciudad, de verdad, vuestro día es único e irrepetible, y si alguien ha conseguido tocar vuestro corazón con sus fotos creo que os merecéis tenerlo el día de vuestra boda.

Para mi, vuestros recuerdos son lo más importante, y me desvivo por ello en mi trabajo, porque me enamora mi trabajo, y porque realmente lo siento así, el poder capturar los recuerdos para vosotros, que el día de mañana cuando veáis las fotos, sonriáis, incluso lloréis por algún recuerdo o momento, y seáis capaces de revivir ese día gracias a la fotografía, creedme, es una sensación indescriptible, pero muy, muy satisfactoria y enriquecedora. Me han escrito clientes meses después de haber entregado el trabajo, y han conseguido sacarme una sonrisa de lado a lado solo con leer su mensaje.

Por todo esto, yo busco y quiero parejas que valoren realmente los recuerdos de su día y lo sienta de la misma manera que yo, que le den la misma importancia que le doy yo a sus recuerdos, o incluso más.

Un boda, es un TODO, una boda empieza desde que os levantáis y os estáis preparando hasta que caéis rendidos después de la fiesta, no entiendo lo de fraccionar el precio de vuestros recuerdos, o es que directamente ese día os despertáis y ya estáis el uno delante del otro dando el “si quiero”. Antes de ese mágico momento, ocurren muchas otras cosas, mágicas también, momentos de nervios, abrazos con familiares, sonrisas, lágrimas, si todo eso para vosotros no tiene valor, es que entendemos un día tan especial de manera muy distinta.

Y para todos esos momentos estoy yo ese día, sin interrupciones, viendo como disfrutáis de vuestro día, y siendo uno más, es la única manera de conseguir plasmar ese día como un invitado más, y de una manera cercana y “REAL”.

Para poder crear vuestros recuerdos acorde a vosotros y lo que habéis organizado, hay que hacerlo desde dentro, como alguien más que está disfrutando de vuestra boda, es la única manera de conseguir plasmar vuestra esencia. Por eso, más que el fotógrafo de vuestra boda, seré un invitado privilegiado pudiendo disfrutar en primera línea de todo lo que va a suceder.

Vuestra historia

Sesión Pre-Boda (Mínimo 80 fotografías)

Día de la boda completo. Se cubre todo el día, desde los preparativos hasta la barra libre. (Mínimo 700 fotografías)

– Todas las fotos se entregan en alta calidad y sin ningún tipo de marca de agua o logotipo. Las podréis descargar a través de un enlace que os llegará al correo electrónico.

Caja de Madera con 15 fotografías a tamaño 13×18 y un pen-drive con todas las fotografías de la boda en formato digital.

PRECIO: 1250€ (IVA  incluido)

Vuestra historia completa

Sesión Pre-Boda (Mínimo 80 fotografías)

Día de la boda completo. Se cubre todo el día, desde los preparativos hasta la barra libre. (Mínimo 700 fotografías)

Sesión Post-Boda (Mínimo 80 fotografías)

– Todas las fotos se entregan en alta calidad y sin ningún tipo de marca de agua o logotipo. Las podréis descargar a través de un enlace que os llegará al correo electrónico.

Caja de Madera con 15 fotografías a tamaño 13×18 y un pen-drive con todas las fotografías de la boda en formato digital.

PRECIO: 1500€ (IVA incluido)

El álbum

No hay nada como poder ver, tocar y sentir las fotografías, por eso el álbum es el broche final a vuestros recuerdos.

El álbum es un álbum con unos acabados a mano, realizado en lino y con papel fotográfico de alta calidad. El tamaño del álbum es de 30×30 y viene con su caja acorde al diseño del álbum, el álbum lo forman 30 pliegos (60 páginas) y se podrán elegir hasta un máximo de 140 fotografías. Se podrán añadir pliegos adicionales en caso de querer tener más fotos (consultar precios de pliego adicional).

El precio del álbum IVA incluido es de 350€.

ÚLTIMOS TRABAJOS