Estefanía + Víctor

He de confesar que Cádiz me tiene enamorado, y no solo por sus playas no, sino por todo. Cádiz es salvaje, invita a perderse, a explorar sus carreteras sus rincones y si, sus playas también. Pero es que encima de todo esto Cádiz tiene una luz mágica y diferente a la luz que tenemos en Málaga.

Cada vez que una pareja me propone hacer las fotos en Tarifa, tengo que admitir que se me dibuja una sonrisa enorme. Y esto mismo pasó cuando Estefanía y Víctor me comentaron que les gustaría hacer esta sesión en las dunas. El resto, llegó solo y espero que os guste. Sin duda una sesión en la que volví a disfrutar una vez más detrás de la cámara, gracias chicos por una tarde tan divertida.